Buenos Aires se pintó de feminismo este #8M

Sus senos, desnudos, se mostraban sin pudor frente a una multitud pintada de verde, violeta y negro. Sus espaldas, bronceadas y rotuladas con mensajes pro-abortistas y antimachistas, se revelaban como carteleras humanas. Brazos y rostros bañados de sudor, de escarcha, de labial y de tinta deleble, recordaban que ese 8 de marzo no era un día más. Cinco letras rojas, en una cartulina blanca resumían el sentir de todas: HARTAS.

Este jueves 8 en Buenos Aires, entre la Plaza de Mayo y el edificio del Congreso de la Nación, se llevó a cabo una masiva manifestación que, junto al Paro laboral convocado por agrupaciones feministas, serviría para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Entre las asistentes, la esperanza de lograr un cambio en la sociedad en la que vivimos se volvió un impulso que las arrastró hasta la calle “aunque nos digan locas, aunque nos digan feminazis”. Amarrarse los zapatos, las botas o apretarse las sandalias y caminar y bailar y gritar y llorar junto a otras mujeres –cientos, miles- con las que comparten algunas visiones, solo puede recordarse como una hermosa hazaña.

Pero no es hermosa por su imponencia física, que también ostenta; es grande y notable por su significación social. Ver cómo un grupo de personas que aunque con intereses y pareceres disímiles es capaz de organizarse y manifestar un punto de vista  en común, con profunda emotividad, conmueve al infranqueable y ablanda a quien no es indulgente. Saber que en otros rincones del mundo esta escena se replicaba hace del calificativo “histórico” uno muy digno para esta fecha.

En las calles porteñas, con fuerte olor a asado y música de principio a fin, el paisaje urbano se adecuó al momento. Las paredes se forraron con mensajes alusivos a la causa; los suelos se empapelaron con folletos y volantes. Una tarima discreta esperaba a las marchistas en la plaza del Congreso, espacio que desde temprano se había vestido con vallas feministas de extremo a extremo y que hacia la noche se pintó con luz purpúrea proveniente del edificio.

Sigue leyendo en el enlace original http://efectococuyo.com/efecto-cocuyo/buenos-aires-se-pinto-de-feminismo-este-8m

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s